Acerca de nuestra sección «Skinheads»

De vez en cuando, recibimos correos electrónicos de clientes que no están familiarizados con la subcultura Skinhead y que están confundidos al ver Camisetas Skinhead en un sitio web antirracista. A primera vista, algunos clientes están molestos o confundidos debido a la idea errónea de que todos los skinheads son neonazis. Así que aquí hay información para comprender mejor el movimiento Skinhead, con la esperanza de que aclare cualquier confusión sobre la presencia de camisetas skinhead en este sitio web.

Nosotros no apoyamos Boneheads Nazis (Skinheads neo-nazis ) y nos oponemos firmemente al racismo en la escena de los cabezas rapadas y en otros lugares. Las camisetas de nuestra sección “Skinheads” están apuntando a la audiencia skinhead antirracista  y están debidamente identificados como tales.
La cooperativa ha apoyado mucho las causas antirracistas y antifascistas y ha estado donando dinero a los activistas que luchan contra los boneheads y los neonazis. Esto debería ser suficiente para repeler a cualquiera de estas personas de comprar camisas aquí.


 

 

Los verdaderos Skinheads no son los matones racistas de la fama mediática (New York Times)

La mayoría de los skinheads no son racistas. El movimiento skinhead en sí fue iniciado a mediados de la década de 1960 por jóvenes de clase trabajadora en Inglaterra y Jamaica. En lugar de optar por el extravagante y elegante escapismo de los cultos juveniles Mod y Teddy Boy antes que ellos, los skinheads adoptaron la moda de la clase trabajadora: cabello corto, zapatos y botas para durar, camisetas blancas y Levis gastados.

También tomaron prestado de sus vecinos antillanos de clase trabajadora, adoptando sombreros trilby y chaquetas crombie, trajes a rayas con patas de clavija y amor por el ska, la música jamaiqueña que mezclaba ritmos latinos y melodías de jazz estadounidense y era la precursora del reggae moderno. A los skinheads originales les encantaba bailar al ritmo de estos ritmos ska, a menudo frecuentaban clubes nocturnos totalmente negros y tenían, a finales de la década, varios discos y bandas de «skinhead reggae» jamaiquinos que apoyaban lealmente.

El racismo apareció en la escena de los cabezas rapadas en la década de 1970 debido al mal clima económico en Inglaterra. Muchos grupos neonazis comenzaron a reclutar a los skinheads, la mayoría de los cuales tenían trabajos mal pagados o en paro. Indebidamente jugando con las ideas nacionalistas tradicionales de la clase trabajadora, los grupos fascistas hicieron todo lo posible para volver a los cabezas rapadas contra sus vecinos inmigrantes. Desafortunadamente, muchas almas confundidas abandonaron el movimiento de skinheads y se unieron al Frente Nacional y otros grupos neonazis en Inglaterra.

El movimiento de los skinheads nunca terminó, aunque durante un tiempo en los años 70 fue casi inexistente. Esto se debió principalmente a la mala reputación que recibieron los skinheads por sus formas percibidas de violencia. La violencia surgió a menudo cuando los grupos racistas amenazaron a los verdaderos skinheads. Hubo un gran resurgimiento de los cabezas rapadas a finales de los 70 y principios de los 80 con la llegada del punk rock y el oi, así como con el renacimiento del ska de dos tonos.

Fue esta segunda ola de cabezas rapadas la que vio el comienzo de Skinheads Against Racial Prejudice, o SHARP por sus siglos en ingles, que tiene capítulos en todos los estados de los Estados Unidos, así como en casi todos los países de Europa occidental y muchos países de Sud, Centro, y Meso America. Se dedican a defender las tradiciones del movimiento de cabezas rapadas, así como a luchar contra el racismo.

Los verdaderos skinheads no son los necios neonazis de los que uno oye, ve y lee tan a menudo en los medios de comunicación. Muchos cabezas rapadas, especialmente en la ciudad de Nueva York, son de ascendencia asiática o afroamericana. Eligen ser skinheads porque creen en los valores de la clase trabajadora, creen que todas las razas deben unirse y les gusta bailar al ritmo del ska.

Por favor, refiérase a los cabezas rapadas neonazis como Boneheads (cabezas hueso), o fascistas, o simplemente mierdas ignorantes, pero no como Skinnheads solamente. No son verdaderos skinheads, porque no se conectan a las raíces.

 

 

Skinheads Against Racial Prejudice (SHARP) son skinheads anti-rracistas quienes oponen a neo-facistas y otros racistas politicos, particularmente si esos racistas se identifican a sí mismos como Skinheads. Los SHARP se inspiran en los origenes biraciales de los skinheads y su subcultura y rechazan lo que ven como el secuestro del nombre de «Skinhead» por Skinheads Poder Blanco. Es por eso que los cabezas rapadas racistas no se consideran verdaderos Skinheads y deben llamarse Boneheads.

 

Redskins – En el extremo izquierdo de la subcultura skinhead, skinheads Rojos y Anarquistas toman una posicion anti-facista y pro clase trabajadora. Algunos grupos con un número significante de miembros de Skinheads de izquierda son Accíon Roja, que empezo en 1981, y Accíon Anti Facista, que empezo en 1985. A nivel internacional, la organización de skinheads de izquierdas más notable es Skinheads Rojos y Anarquistas, que se formó en el área de la ciudad de Nueva York en 1993 y luego se extendió a otros países.

 

 


SOURCES
Posted on: febrero 22, 2018 Last update: septiembre 18, 2020